Sailor Moon: ¿Algo más que un shoujo?

sailor scout
Photo by Alex Sheldon on Unsplash

Sailor Moon: ¿Algo más que un shoujo?

He escuchado decir a hombres heterosexuales, que vieron la serie porque las villanas estaban “bien dibujadas”. O para ver si en algún momento, a alguna de las protagonistas se le levantaba la falda o simplemente, porque ya se habían visto todos los demás animes que pasaba el magic channel.

Aquí me propongo exponer razones menos onanistas: Intentaré resaltar aquellos aspectos que, en mi humilde opinión, le dan fuerza a la narración.

Antes que nada, spoiler alert: Este post está dirigido, principalmente, a gente que no ha visto la serie y, por prejuicios u otros motivos, es reticente a hacerlo. Para esto, voy a revelar ciertos detalles de la trama, así que si no quieres que te arruine la sorpresa, deberías dejar de leer ahora.

Es cierto: la serie comienza como un típico shoujo pero, en sólo algunos capítulos, la trama comienza a cambiar.

Una guerra que se repite

Las protagonistas son guerreras, cada una con un planeta guardián, al que representan y que les da poder. Y así ha sido por mucho tiempo. De hecho, existió, en un pasado remoto, un reino en la luna. Allí, una reina, con ayuda de las guerreras, protegía a la tierra. ¿Y qué pasó? Que un enemigo los atacó. Sólo la reina sobrevivió y, con su último aliento, hizo que todos reencarnaran en una época más pacífica. Y así habrían seguido. Pero, ese terrible enemigo volvió en el presente, obligando a las protagonistas a volver a despertar sus poderes.

Amor a través del tiempo

Mención aparte merece el amor entre la princesa de la luna y el guardián de la tierra, que terminó trágicamente aquella vez. Pero se volvieron a encontrar en el presente, como destinados a estar juntos. Claro que, como muchos romances, comienzan odiándose, generando así, ciertas situaciones de comedia.

Un futuro utópico

La segunda temporada nos presenta a un viajero del tiempo que viene de un futuro donde un enemigo ha causado estragos, tratando de escapar. Aquí es donde aparece mi ídola personal: Sailor Pluto, la eterna guardiana de la puerta del tiempo. Ella puede viajar en el tiempo y hacer algunos trucos interesantes con el tiempo. En particular, puede detener el tiempo, pero a un precio bastante alto. Una vez que los héroes logran convencerla de dejarlos viajar al futuro, descubren que allí, Sailor Moon y su compañero, Tuxedo Mask, habían creado un nuevo reino en la tierra, donde las personas vivían eternamente felices. Nada mal ¿No? Bueno, al menos hasta que los nuevos villanos intervinieron.

Los tres tesoros

Ya en la tercera temporada, la serie aborda un tema recurrente en el anime, tomado directamente de la mitología japonesa. Tres talismanes: una espada, una joya y un espejo.

Sobre los talismanes

Mención aparte merece la forma de obtener estos talismanes: Sólo se sabe que están sellados dentro de los corazones de seres humanos. Estas personas, no se sabe quienes son. Sólo se sabe que tienen un corazón puro. Así que los villanos buscan gente así y les extraen el corazón. La serie lo muestra de una forma muy suavizada (el corazón tiene la forma de un cristal). Pero lo cierto es que el procedimiento pone en riesgo la vida de la víctima.

Pero la cosa se complica: Porque no sólo los villanos buscan estos talismanes. Unos personajes nuevos los siguen de cerca para comprobar si los corazones extraídos tienen o no un talismán. Estos personajes no es que sean malos. Pero están dispuestos a sacrificar a esas personas con tal de salvar al mundo. Esta postura provoca roces con Sailor Moon y sus compañeras, que priorizan preservar la vida de la víctima. Con esto la serie plantea el eterno conflicto entre dos posturas filosóficas irreconciliables: Los consecuencialistas (el fin justifica los medios) y los no consecuencialistas (las personas son un fin en sí mismas). Estoy haciendo un resumen muy a groso modo, pero la idea es esa.

Sobre la mitología

Los tres talismanes están inspirados en tres tesoros legendarios. Los dioses les dejaron estos artefactos al pueblo japonés: La espada simboliza la fuerza, la joya simboliza la riqueza y el espejo simboliza el conocimiento. Estas son las tres formas distintas de poder que se manifiestan en el mundo.

La serie también une esta mitología con la judeo-cristiana: Resulta que al juntar estos talismanes, aparece un cuarto artefacto: La copa lunar (algo similar al santo grial). Según una profecía, sólo dos seres podrían usar esa copa: el mesías del bien y el mesías del mal. ¿Y quiénes eran estas criaturas? Hasta cierto punto es un misterio. Pero la serie especula con que el mesías del bien podría ser la propia Sailor Moon. Y el mesías del mal, otra sailor scout: Sailor Saturn, también conocida como la sailor de la destrucción, que no debía despertar nunca. Porque podía destruir un planeta entero, con sólo pensarlo.

Cerca del final de la temporada, Sailor Saturn despierta, e intenta vencer al mal, utilizando su poder de destrucción. Pero Sailor Moon se lo impide, ya que usar ese poder le costaría la vida. En su lugar, se enfrenta al villano principal ella misma.

¿Una ópera espacial?

La serie coquetea desde el principio con el tema de las invasiones extraterrestres. Pero en la última temporada, lo llevan al siguiente nivel: Aquí nos muestran sailor scouts de otros planetas, que llegan a la tierra. Algunas para hacer el bien y otras para hacer el mal. Se nos plantea, nuevamente, la idea de una guerra milenaria entre sailor scouts, que ocurrió hace mucho (incluso antes que la destrucción del reino lunar). Esta guerra está destinada a repetirse. Nos hablan de una sailor legendaria, que logró encerrar al caos del universo en su cuerpo. Pero con el tiempo, ese caos la corrompió y la manipuló para hacerle creer que sólo ella podría proteger al universo. ¿Qué hizo entonces? Decidió quitarle sus poderes a las otras sailors.

No daré detalles de cómo lo hacía, pero lo importante es que no sobrevivían.

¿Podría entonces considerarse una ópera espacial? Bueno, sólo diré que me inspiré en esta última temporada (y un poquito de la tercera) para crear una partida de Starfinder. Si no lo conoces, es una mezcla de calabozos y dragones y star wars. Todavía no la he dirigido completa, pero en lo que llevo hasta ahora viene bien.


Si te gusta este blog, apóyalo, convirtiéndote en Mecenas en Patreon. Podrás descargar mis comics y acceder a beneficios extra.

También puedes conseguir mi comic “Mi Primer Empleo” en las siguientes plataformas:

Leave a Reply