Zeus versus Tifón: La pelea del milenio

Tifón (mural etrusco)

Zeus versus Tifón: La pelea del milenio

Mucho se ha hablado de la guerra entre los dioses olímpicos y los titanes, pero casi nadie menciona la otra gran guerra de la mitología griega: La gigantomaquia. Así que me propuse innovar un poco y abordar el tema. Aquí vamos:

Resulta que después de la guerra entre los dioses olímpicos y los titanes, la diosa Gea estaba apenada porque sus hijos, es decir, los titanes, cumplían una cadena perpetua (literalmente) en el tártaro.

Y fue así que no se le ocurrió mejor idea que incitar a sus otros hijos, los gigantes, a los que había engendrado con Urano (antes que a los titanes) para que se rebelaran contra los olímpicos y liberaran a los titanes.

Así que los gigantes comenzaron a arrojar árboles incendiados al olimpo y, por alguna razón, eso molestaba a los dioses.

Así se desató una larga guerra entre los dioses y los gigantes. Eventualmente, los dioses lograron vencerlos a todos… a todos, menos a Tifón.

Una breve descripción de Tifón

Tifón era el más monstruoso de los gigantes: Tenía cien cabezas de serpiente que tocaban el cielo. Tenía dos grandes alas de ave que producían huracanes y terremotos al moverse. Sus brazos extendidos tocaban oriente y occidente. Sus ojos despedían un fuego abrasador y fulminante, así que nadie podía mirarlo a la cara. Sus músculos eran montañas. Sus dedos eran cabezas de dragón. Su aliento era un viento que arrasaba con todo a su paso (O sea un tifón). Podía vomitar fuego y lava por la boca. Manojos de serpientes formaban sus piernas. Corría el rumor de que en el brazo derecho, tenía un tatuaje de Motorhead.

Volviendo a la gigantomaquia

Resulta que cuando los dioses se tuvieron que enfrentar a Tifón, les dio miedito. Así que huyeron a Egipto y se transformaron en animales (esta era la explicación que dieron los griegos para el sincretismo que se produjo entre su religión y la egipcia después de que Alejandro Magno conquistara Egipto).

Zeus se la banca

Pero Zeus se quedó para enfrentarlo. Se escondía y le lanzaba rayos desde la distancia (a lo dragon ball). Con esta táctica, logró debilitarlo un poco. Así que se acercó y le cortó las manos con una hoz.

El grito de dolor de Tifón resonó por toda la tierra. Aún así, logró recuperarse, le quitó la hoz a Zeus y le cortó los tendones de los brazos y las piernas.

Un dios lisiado

Una vez que logró mutilar a Zeus, Tifón se lo llevó y lo encerró en una cueva. Eventualmente, Zeus recuperó sus tendones, se los… puso devuelta… y logró escapar de la cueva.

Subió al cielo en un carro tirado por caballos alados y desde allí vio a Tifón causando estragos en el mundo. Eso no se iba a quedar así, claro que no.

Segundo Round

Zeus comenzó a arrojarle rayos otra vez. Esta vez Tifón se defendía arrojándole montañas. Pero no fue suficiente para derrotar a Zeus, así que huyó a Sicilia. Fue entonces cuando Zeus se aprovechó de ese momento de debilidad y arrojó rayos contra el Monte Etna. Los rayos desprendieron rocas que sepultaron a Tifón y lo ahogaron.

¿Un gigante dormido?

Desde entonces, corre el rumor de que el fuego del volcán es en realidad lo que queda de los rayos de Zeus y que la lava es algo así como la sangre de Tifón.

Otra versión dice que Apolo mató a Tifón en Egipto.

Bibliografía


Si te gusta este blog, apóyalo, convirtiéndote en Mecenas en Patreon. Podrás descargar mis comics y acceder a beneficios extra.

También puedes conseguir mi comic “Mi Primer Empleo” en las siguientes plataformas:

Leave a Reply